La Web de Negocios de la Hotelería y la Gastronomía
Texto
Entrevista
FRANCK PRUVOST, DIRECTOR GENERAL DE ACCOR EN SUDAMÉRICA
“Queremos llegar a Córdoba y Rosario”

El director general de Accor en Sudamérica, Franck Pruvost, resaltó las bondades de sus hoteles de categoría económica y reveló los planes de extender las marcas ibis en Argentina y el resto de la región.

En una entrevista exclusiva, Franck Pruvost, director general de Accor en Sudamérica, dialogó con Hospitalidad & Negocios. En esta oportunidad, el ejecutivo hizo hincapié en las buenas perspectivas de la marca ibis en Argentina y en la región, anticipando una gran expansión de cara a los próximos años.

 

–¿A qué se debe su visita a nuestro país?

–En esta ocasión viajé para visitar los hoteles ibis en operaciones, con especial atención en el nuevo establecimiento de Pilar, que abrimos hace siete meses. También me he reunido con los gerentes de los hoteles y con los actuales y potenciales inversionistas. Argentina es un país muy importante para nuestro desarrollo. Hoy tenemos sólo cuatro ibis pero queremos duplicar ese número en los próximos dos años: ya tenemos muy buenos contactos y estamos cerca de firmar nuevos contratos. Nos sentimos muy satisfechos con los resultados del ibis de Pilar, con una ocupación fantástica, de un 80% en julio, en un contexto económico que no es tan favorable. Los inversionistas están muy contentos y quieren levantar más hoteles junto a nosotros. Esta es una excelente noticia, porque Accor está creciendo a la par de sus socios.

 

–¿En qué destinos argentinos quieren instalarse?

–Aún los contratos no están firmados, pero te puedo comentar que queremos tener presencia en las ciudades más importantes. Ya estamos en Buenos Aires y Mendoza, y sin duda queremos llegar a Córdoba y Rosario. A ello se suma el interés de tener, en el mediano plazo, al menos un ibis en cada una de las capitales provinciales.

 

–¿Ese modelo es el que funciona en Brasil?

–Nuestras raíces están en Brasil, donde tenemos la mayor parte de los hoteles. Accor cuenta con 150 ibis en Sudamérica, y de ellos 120 son brasileños. Queremos desarrollarnos en todos los países sudamericanos del mismo modo que en Brasil.

 

–¿Cuáles son los planes de expansión en el resto de Sudamérica?

–En Colombia estamos trabajando mucho, es otro mercado muy importante. Tenemos tres ibis en operación y firmamos hace poco un acuerdo con un inversor local para construir otros cuatro hoteles; uno de ellos estará en Cali. Queremos cubrir las principales ciudades de Colombia muy rápidamente. Tanto en Brasil como en Argentina y Colombia, la idea es siempre desarrollarnos junto a socios locales. En Chile tenemos seis hoteles junto a un socio muy fuerte y hay planes de desarrollo importantes, por lo que deberíamos llegar a las 20 propiedades. En Perú tenemos un hotel en Lima y otro en construcción que abrirá pronto; en Paraguay tenemos un ibis en Asunción y queremos hacer un par más; y en Uruguay contamos con una propiedad en Montevideo.

 

–¿Cuáles son las características de la marca ibis?

–Accor Hotels abarca todas las categorías, de la más lujosa a la más económica. Aquí en Buenos Aires tenemos el Sofitel y el M Gallery –el Hotel The Brick– como marcas de lujo. La marca upscale es Pullman –en Rosario hay uno–, mientras que en midscale tenemos tres banderas: Novotel –en Buenos Aires–, Mercure –en Iguazú y pronto en Santa Rosa– y Adagio, orientado a estadías largas. Luego están las marcas económicas, como Ibis, que es una familia de tres banderas. El ibis tradicional, que lleva 40 años, se basa en hoteles estandarizados, con certificación ISO. De momento es la única marca ibis presente en Argentina. Esta bandera propone al cliente un servicio similar en todos los países, con el objetivo de ofrecer la mejor relación precio-calidad-servicio del destino. Garantizamos que nuestro staff puede resolver cualquier inquietud de los clientes en sólo 15 minutos; en caso contrario, no paga la noche de estadía. Es un compromiso muy fuerte, pero los equipos están completamente capacitados para satisfacer las demandas de los pasajeros. También estamos trabajando en la implementación de las denominadas “sweet beds”, invirtiendo en camas propias de los hoteles de lujo, de modo de entregar a los clientes una noche mucho más confortable. Esto ya se concretó en todo Brasil y ahora lo estamos incorporando en Argentina. Además, los ibis tradicionales tienen un restaurante abierto para el desayuno en un horario muy extenso, de 4 a 12, así como un bar que sirve comidas las 24 horas. Otra de las marcas es ibis Budget, que es súper económica. Tiene habitaciones algo más pequeñas, todos los servicios, pero de forma reducida, y un precio muy atractivo, cercano a un 25% por debajo del ibis tradicional. Es una propuesta de muy buena calidad, con aire acondicionado, una buena cama y un diseño simple, a un precio increíble. Por último está ibis Styles, que se sitúa en la misma categoría del ibis tradicional, pero con una gran diferencia: se trata de una marca de conversión. La categoría ibis tradicional es para los hoteles construidos de cero, bajo un formato estandarizado; mientras que en ibis Styles tomamos hoteles existentes, independientes, edificios y predios reformados. Es una marca que tiene mucha flexibilidad. Cada hotel tiene una temática particular, que genera una atmósfera más colorida o divertida. Es una marca que transmite buen humor, más descontracturada, que sigue las nuevas tendencias en hotelería. Creo que la marca ibis Styles es muy interesante para los hoteleros independientes. Actualmente suelen trabajar con los megaportales de reservas, pero ibis Styles es una buena alternativa, porque además de sumarse a una marca reconocida, las propiedades pueden participar de todos los sistemas de comercialización de Accor. Se trata de una buena manera de comercializarse a un costo más bajo. En Brasil este modelo ya ha tenido mucho éxito.

 

–¿Qué opina del rol del trade en la comercialización?

–La relación con el trade es muy buena y los agentes conforman un canal de comercialización irremplazable. Tenemos fuerzas comerciales en cada país para atenderlos. En este sentido, ibis es un buen producto, porque es muy fácil de vender y presenta las mismas características en todo el mundo. Al momento de reservar no se pierde el tiempo; es un producto muy eficaz.