La Web de Negocios de la Hotelería y la Gastronomía
Texto
Columna
El día después – Sostenibilidad más allá de la exigencia, una oportunidad

El 31 de marzo venció el plazo para la renovación del Registro Nacional de Turismo (RNT) y la implementación de los requisitos de Sostenibilidad. Según el Ministerio de Comercio, de casi 25 mil prestadores turísticos registrados solo cerca de 5.000 renovaron.

Como resultado del plazo, muchos están tranquilos y le cumplieron al país y a los turistas. Algunos no alcanzaron y otros ni siquiera lo intentaron, pasando de agache a engrosar las filas de la para-hotelería y hoy ruegan que nunca les llegue la brigada de formalización, pues en los pocos días transcurridos ya son más de 100 los establecimientos cerrados con RNT suspendido.
Pero más allá de nuestra arraigada cultura hay quienes han entendido que sostenibilidad no es solo una norma o una exigencia agobiante del Gobierno. Los que han decidido jugarse esta carta a conciencia comprenden primeramente que las prácticas sostenibles son un acto de responsabilidad con el planeta y la sociedad y que pueden brindar una oportunidad trayendo beneficios al hotel que decida hacer bien la tarea. Las bondades de este enfoque positivo fueron expuestas en conferencia por Gaurav Chawla, profesor de Gestión Hotelera Sostenible, en la pasada Asamblea de Cotelco en Barranquilla, quien introdujo la perspectiva financiera con base en la premisa de que la sostenibilidad debe ser vista como una oportunidad de negocio, una línea de generación de dinero y una fuente para incrementar la rentabilidad. El concepto se basa en la trilogía balanceada de Personas (enfoque social) - Planeta (enfoque ambiental) y Ganancia (enfoque económico), lo que genera usualmente la pregunta, ¿pueden la sostenibilidad y la rentabilidad ir en la misma ecuación? La respuesta es sí. De hecho, es el enfoque holístico lo que permite que la actividad sea sostenible y que un destino como Colombia pueda apalancarse para crecer y mantenerse. De otra parte, contrario a lo que se piensa, las prácticas sostenibles no son cosa de grandes operaciones ni inversiones millonarias, sino que cobran especial importancia para las PYME y los pequeños hoteles, ya que estamos en una industria con márgenes pequeños donde un adecuado conocimiento y control pueden ser la diferencia al final del ejercicio. Dentro de los valores agregados que brinda el enfoque sostenible para un hotel encontramos: En primer lugar el tema del Sello Ambiental y el posible engagement o compromiso con la marca que puede generar en un cliente concientizado, cada vez más informado y exigente. La gente hoy quiere pertenecer a algo positivo, impulsar cambios, sentir que agrega valor, apoya y aporta al comprar. En segundo lugar encontramos el tema de Calidad pues la sostenibilidad impulsa mejoras al interior de la organización tanto en procesos y controles como en el servicio, lo que en últimas redunda en la mejora continua y en más clientes satisfechos. En tercer lugar está el mercadeo y la atención a un segmento diferencial, menos explorado y saturado, aunque es discutible aún si se puede cobrar más por el enfoque holístico o qué tanto éste puede llegar a impactar la tarifa. Otros beneficios no menos importantes son la optimización de la cadena de abastecimiento; el riesgo menor a sufrir el rechazo de las comunidades; la retención y mejora en las competencias del personal y la reducción en la posibilidad de enjuiciamiento debido al cumplimiento de la ley.
Dentro de los múltiples casos de éxito que pueden servir de inspiración y guía encontramos el programa "Hilton meet with purpose"; "Junk Food"; "Playa Viva (México)" y en Colombia "Biohotel en Bogotá" y "Playa Escondida - Barú". Como conclusión es importante resaltar que la sostenibilidad debe enfocarse en lo que más impacta; debe ser un camino mas no un fin como tal; necesita ser impulsada por la Gerencia; debe contar con el apoyo de todos los actores; no puede generar cargas excesivas en las rutinas de trabajo y debe ser debidamente comunicado.