La Web de Negocios de la Hotelería y la Gastronomía
Texto
Columna
El poder y la autoridad en la empresa

“Liderazgo significa que un grupo, grande o pequeño, está dispuesto a confiar la autoridad a una persona que ha demostrado capacidad, sabiduría y competencia.” 

WALT DISNEY

Toda interacción y toda relación social en las empresas implica el ejercicio del poder. El poder es la capacidad de lograr que se hagan las cosas como uno quiere. De esta forma, el poder del gerente que quiere contar con más recursos financieros equivale a su capacidad para obtener los recursos pretendidos, y el poder de un vendedor que pretende que se le amplíe su territorio de ventas radica en su capacidad para conseguir un territorio más grande, por ejemplo.

Se puede diferenciar entre el poder y la autoridad. El poder implica fuerza y cohesión; la autoridad es un subconjunto del poder, no lleva implícita la fuerza. La autoridad es el poder formal que tiene una persona en función de la posición que ocupa dentro de una empresa.

Las personas que ocupan las posiciones superiores cuentan con autoridad legal sobre los subordinados de las posiciones inferiores, por lo que se le atribuyen las siguientes propiedades:

• Es parte integral de la posición de una persona. Un individuo tiene autoridad debido a la posición que ocupa, no a ninguna característica personal específica.

• Es aceptada por los subordinados. El individuo que se encuentre en una posición legal de autoridad la ejerce y puede lograr el cumplimiento porque tiene el derecho legítimo.

• La autoridad se utiliza verticalmente y fluye de la cima hacia abajo en la jerarquía de la empresa.

El poder se puede derivar de muchas fuentes, y la forma en que se obtiene depende del tipo de poder que se busca. A continuación, analizaremos el poder que deriva de cinco bases interpersonales:

• El poder legítimo: equivale a la capacidad de la persona para tener influencia con base en la posición. La persona de nivel superior tiene poder sobre las de nivel inferior. Los pares en la empresa poseen igual poder legítimo; sin embargo, cada persona lo utiliza con un estilo personal.

• El poder de recompensa: una persona obtiene poder de su capacidad para recompensar la sumisión. Se utiliza para respaldar la utilización del poder legítimo. Si los seguidores aprecian las recompensas reales o potenciales que la persona puede otorgar (el reconocimiento, la asignación a un buen puesto, un aumento de sueldo, etc.) pueden responder a las órdenes, peticiones o indicaciones.

• El poder coercitivo: es contrario al poder de recompensa; es el poder para castigar, los seguidores obedecen por miedo. Un gerente puede impedir que se ascienda a un subordinado o trasladarlo por su mal desempeño. Estas prácticas y el temor de que se utilicen constituyen el poder coercitivo.

• El poder de experto: lo tiene la persona que posea una experiencia especial que sea muy apreciada. Los expertos tienen poder aun cuando su nivel jerárquico sea bajo. Cuanto más difícil sea reemplazar al experto, mayor es el grado de poder de experto que posee. El poder de experto es una característica personal, mientras que el poder legítimo, el de recompensa y el coercitivo, son otorgados sobre todo por la empresa. Una secretaria que ocupa una posición relativamente baja dentro de una empresa puede tener un alto poder de experto porque conoce los detalles operativos del negocio, dónde se encuentra todo o cómo se resuelven las situaciones difíciles.

• El poder referente: muchos individuos se identifican con ciertas personas y se dejan influir por ellas debido a la personalidad o estilo de comportamiento de éstas. El carisma de la persona es la base del poder referente. A la persona con carisma se la admira por su personalidad. A algunos gerentes, sus subordinados los consideran extremadamente carismáticos.

Las cinco bases de poder interpersonal se pueden dividir en dos grandes categorías: las de la organización (poder legítimo, poder de recompensa y poder coercitivo) y la personal (poder de experto y poder referente).

Estos cinco tipos de poder interpersonal no son independientes. Por el contrario, una persona puede utilizar efectivamente estas bases del poder en varias combinaciones.

Además, la utilización de cierta base de poder puede afectar a otras; por ejemplo, un gerente que aplique el poder coercitivo para castigar a un empleado quizás pierda el poder referente.