La Web de Negocios de la Hotelería y la Gastronomía
Texto
Empresas y Productos
ESPECIAL MUEBLES Y DECORACIÓN
Deco y muebles para atraer y fidelizar clientes

El interiorismo adquiere cada vez mayor relevancia en el mundo de la hospitalidad. La tendencia es lograr espacios funcionales que también sean agradables y creativos, imprimiendo identidad y diseño integral al establecimiento.

A partir del acceso masivo a Internet y el uso intensivo de redes sociales, un potencial cliente puede ver con exactitud cómo será la habitación en la que dormirá o la ambientación del restaurante donde irá a comer. De allí la creciente importancia que la decoración ha venido adquiriendo dentro del sector de la hospitalidad, sin descuidar la calidad de los servicios ofrecidos.

Estilos, colores, texturas, iluminación y mobiliario deben conformar un concepto integral que brinde identidad a los desarrollos hoteleros y gastronómicos, de manera que se generen espacios funcionales, agradables y creativos, y que remitan a la experiencia de confort.

Un primer paso es definir el estilo que se le imprimirá al proyecto, que necesariamente debe corresponderse con la imagen corporativa, donde entran en juego variables como el target de clientes al que se aspira, la categoría del establecimiento, su nivel de servicios y su ubicación.

A partir de esta premisa surgen diversidad de ambientaciones posibles, como por ejemplo el estilo clásico, con mobiliario que sume calidez y funcionalidad, y detalles de trabajo artesanal; minimalista, de líneas limpias, rectas y predominio de tonos claros; vintage, que incluye piezas de acero y metálicas, características de la estética industrial; o de tendencia eco, inspirada en elementos naturales, materias primas sostenibles y ahorro energético.  

En la última edición del Salone del Mobile de Milán, considerado el principal observatorio de nuevas tendencias de diseño y mobiliario a nivel mundial, el metal resurgió como el componente estrella. Este material noble puede ser utilizado tanto en muebles como para acabados y artículos decorativos, y tiene la propiedad de combinarse con materiales más clásicos como la madera o la piedra. Caracterizados por su resistencia y durabilidad, los metales también ofrecen una interesante gama cromática como oro, plata, aluminio, bronce o acero inoxidable. Si bien siempre han remitido al estilo industrial, han comenzado a ganar terreno en la decoración de lujo. 

Una recomendación generalizada de los especialistas del canal horeca es que, si bien el diseño es un aspecto fuerte para destacarse de la oferta de la competencia, la funcionalidad y el confort son los valores prioritarios. Un segundo punto a tener en cuenta es diferenciar las zonas donde se hará un uso intensivo del mobiliario de aquellas que son sólo sitios de paso, en los que podrán emplearse materiales con un grado de resistencia menor.  

 

LOBBY Y HABITACIONES.

Los vestíbulos cumplen un rol central en la estadía de los huéspedes, y una buena primera impresión cuenta para sumergirlos en la atmósfera del viaje. Además de las áreas operativas tradicionales –mostrador de recepción, sala de espera y puesto del conserje–, el lobby debe ser pensado como un lugar multifuncional; un espacio de reunión donde los clientes puedan distenderse. En este sentido, la propuesta es que predominen los colores cálidos, materiales de madera y asientos cómodos que se adapten a distintas necesidades: un sofá profundo, sillones individuales y mesas altas con taburetes para quienes deseen trabajar con computadoras portátiles.

Además, pueden incorporarse elementos interesantes y que no pasen inadvertidos, como lámparas de cristal, obras de arte o una pared decorada con un jardín vertical.

Las habitaciones deben perseguir la elegancia, ser amplias y luminosas para brindar bienestar. Una paleta de tonos claros aporta frescura y sensación de limpieza, y puede contrastarse con superficies o tapicería en otro color. La escala de grises combinada con tonalidades verdes y beiges da como resultado ambientes naturales y relajantes.

Por otra parte, los materiales y las terminaciones de los cuartos deben tener una calidad extra, ya que son ámbitos de alta rotación que requieren limpieza permanente y deben lucir siempre como nuevos. Una tendencia que comenzó a imponerse recientemente son los respaldos de camas tapizados –anteriormente sólo empleados por hoteles de lujo–, con texturas que imitan el efecto del terciopelo. Suaves al tacto, invitan al descanso.  

En lo que respecta al sector de textiles, han surgido innovaciones como los tejidos acústicos transparentes, aptos para usar en cortinados, que al mismo tiempo que amortiguan el sonido confieren luminosidad a los ambientes y son ideales para lobbies y salas de reuniones. También las telas resistentes a las llamas y lavables a altas temperaturas constituyen excelentes opciones para usar en diversos espacios.

En el rubro de la gastronomía, la tapicería y la mantelería juegan un papel significativo a la hora de crear entornos agradables. Los manteles y servilletas, que son los textiles que guardan mayor contacto con los clientes, deben combinar estética con una calidad acorde a la necesidad de los lavados industriales. Los géneros que están a la vanguardia en la actualidad son el lino y el algodón puro, mezclados entre sí o con poliéster.

La decoración creativa y la coherencia estética son factores que no pueden dejarse al azar en un mercado tan competitivo como el actual, ya que repercuten en forma directa sobre la elección de los clientes y su deseo de repetir experiencias gratificantes.