La Web de Negocios de la Hotelería y la Gastronomía
Texto
Panorama
Hoteles cápsula: no aptos para claustrofóbicos

De un tiempo a esta parte está creciendo una particular propuesta de alojamiento a nivel mundial: los hoteles cápsula. Se trata de una tendencia que nació en Japón –donde proliferaron y hay una gran variedad– y que en la actualidad se replica en varios destinos, con un claro público objetivo: viajeros con experiencia que buscan confort y estilo sin grandes lujos, y que cuidan el presupuesto para invertirlo en la exploración del sitio visitado.

Estos alojamientos de tamaño reducido, generalmente de 2 m2, cuentan con las amenidades elementales a una tarifa promedio de US$ 35.

En ese sentido, recientemente Booking.com buscó entre sus propiedades y seleccionó algunos de los mejores establecimientos de este tipo, entre los que sobresalen los siguientes:

• Japón: un destacado es el Capsule Hotel Anshin Oyado Shinjuku, en el centro de Tokio. Ofrece un cibercafé, sauna, hidromasaje y sillas masajeadoras. Además, el check-in se realiza con un té verde de cortesía.

• Australia: allí se inauguró el primer alojamiento inspirado en la cultura japonesa en 2017. El destacado es The Pod, ubicado en el corazón financiero de Sídney. Cada cápsula tiene una cama individual king size, luz de lectura, aire acondicionado y acceso a baños compartidos.

• Singapur: el Capsule Pod Boutique Hostel se encuentra cerca de Chinatown Heritage Centre y del templo Sri Mariamman. Es un alojamiento limpio, cómodo y económico, y cuenta con cápsulas familiares.

• Tailandia: el LAF Hotel Aree es un hotel cápsula que ofrece todo lo que se necesita para una buena estadía nocturna en Bangkok: aire acondicionado, TV, pava eléctrica, artículos de tocador, un bar y un desayuno buffet. Está ubicado cerca de la estación de metro aéreo Ari.

• Taiwán: el UZ Hostel de Taipéi es un establecimiento extravagante. Ofrece una estadía confortable y cuenta con TV, artículos de tocador y pantuflas.

• Rusia: el InterQUBE Chistye Prudy está a unos 100 m. del bulevar Chistoprudny y del teatro Sovremennik, en Moscú, a pocas cuadras de una zona de cafés, tiendas comerciales y restaurantes. Cada cápsula tiene capacidad para una o dos personas y viene equipada con ropa de cama, caja fuerte, aire acondicionado y percheros. Los baños son compartidos.

Cabe mencionar que el año pasado, en el Aeropuerto Internacional Benito Juárez de Ciudad de México –más exactamente en la Terminal 1– se inauguró el "izZzleep", el primer hotel cápsula de la urbe, diseñado especialmente para los pasajeros en tránsito. Cuenta con wi-fi gratuito, lockers y baños completos. Se puede contratar por noche o por horas, con una estancia mínima de 120 minutos. Para escuchar música o ver televisión en los teléfonos celulares, el único requisito es utilizar audífonos para no molestar a los otros huéspedes.

Por todo lo dicho, los hoteles cápsula ofrecen, sin dudas, una experiencia muy particular y a bajo costo, aunque no apta para claustrofóbicos.