La Web de Negocios de la Hotelería y la Gastronomía
Texto
Internacionales
Cerró el restaurante de los Messi en Barcelona

Dos años es lo que ha durado el espacioso Bellavista del Jardín del Norte, el restaurante de la calle Enric Granados que se anunció con bombos y platillos como el nuevo local de Messi, a pesar de que los hermanos Iglesias, sus socios y quienes se han ocupado del funcionamiento, se empeñaran en decir que no era el futbolista su interlocutor sino su hermano, Rodrigo Messi. Dicho espacio, de más de 1000 m² que evocaban la vida de un pueblo, Bellavista, no ha conseguido superar el azote de una crisis que está afectando de lleno a la gastronomía barcelonesa. Desde la dirección del restaurante se emitió un comunicado en el que se anunciaba que “el establecimiento ha venido recibiendo múltiples solicitudes para albergar actividades y actos privados, tales como eventos de empresa y celebraciones particulares”. Con el argumento de que las características del local lo hacen único para este tipo de actividad, se anunciaba el cese como restaurante y se agradecía a los clientes la fidelidad y el apoyo.