La Web de Negocios de la Hotelería y la Gastronomía
Texto
De copas
BODEGA KAIKEN
Cosecha 2016 del Kaiken Terroir Series Cabernet Sauvignon

Esta cepa integra la Kaiken Terroir Series, una línea que abarca vinos complejos, atractivos, con fruta fresca en nariz y un paso de 10 meses en barrica de roble francés y seis en botella.

Sin dudas, 2016 fue un año inolvidable para los enólogos y viñateros que trabajan en suelo argentino. Es que esa cosecha fue la más desafiante, desde el punto de vista técnico, de los últimos 30 años.
Varios factores llevaron a esa situación: por un lado, el promedio anual de precipitaciones se ubicó muy por encima de la media, con 700 mm. durante el periodo vegetativo y, además, durante la primavera y el verano se registraron temperaturas inferiores a las históricas. Esos factores climáticos retrasaron la cosecha alrededor de 20 o 25 días –según la variedad– y produjeron una merma de uva cercana al 40%.

Pero no todo fue negativo, ya que también será recordado como un año que dio vinos de una personalidad única, como el Kaiken Terroir Series Cabernet Sauvignon 2016. “La cosecha 2016 fue muy buena para los cabernet sauvignon, ya que preservó el carácter más especiado y de eucaliptus que esta variedad puede tener. Aunque se trata de un blend, porque posee un 80% de cabernet sauvignon, un 15% malbec y un 5% de petit verdot, es un fiel exponente de la zona de Los Chacayes”, indicó Rogelio Rabino, enólogo de la bodega.

Es que, en rigor, la etiqueta no alcanza el 85% mínimo que necesita para declararse varietal. La combinación con otras cepas buscó revelar lo mejor de cada una de ellas y dar origen a un vino elegante y de largo final.

 

FICHA TÉCNICA

Elaborado con uvas provenientes de Vista Flores, a 1.350 msnm, el Kaiken Terroir Series Cabernet Sauvignon 2016 presenta un color rojo intenso con tonos rubí. En nariz despliega aromas a frutos rojos maduros que evocan a ciruelas, frutos negros y especias, acompañados de notas a chocolate y café, producto de su envejecimiento en barricas de roble francés.

En boca se hace presente la potencia inconfundible del petit verdot, que aporta a la mezcla una gran persistencia, taninos firmes y una buena permanencia en el paladar. Sobre el final aparecen nuevamente los aromas frutales, y una suave y elegante textura.

La nueva bebida forma parte de la línea Terroir Series, que conjuga uvas provenientes de los mejores terroirs para cada cepa, con el fin de elaborar mezclas atractivas e innovadoras que evoquen la historia vitivinícola de la Argentina. Son vinos complejos, atractivos, con mucha fruta fresca en nariz y un paso de 10 meses en barrica de roble francés y seis en botella.

La bodega Kaiken está ubicada en la localidad de Vistalba y cuenta con tecnología de avanzada. Todos sus productos se elaboran con uvas de fincas propias localizadas en las mejores zonas vitivinícolas de Mendoza (tales como Vistalba, Agrelo y Vista Flores) y Salta (Cafayate).

 
“El cabernet sauvignon es una cepa muy plástica, que se adapta muy bien a diferentes manejos de viñedos”

POR ROGELIO RABINO, ENÓLOGO DE BODEGA KAIKEN.

 

El cabernet sauvignon es una cepa muy plástica, que se adapta muy bien a diferentes manejos de viñedos y distintas formas de vinificación. De acuerdo a mi experiencia, me gusta cosechar una parte de la uva temprana (principios de marzo) para buscar la frescura, el eucaliptus y la acidez natural. El trabajo en bodega es mínimo para no extraer taninos verdes. Luego, el resto de la uva (80%) se cosecha en su madurez justa con gran concentración de frutas y buena madurez de taninos.

Hay dos regiones bien marcadas donde, a mi entender, el cabernet se adapta mejor: una es Vistalba, donde los cabernets más antiguos tienen sus raíces en la piedra aluvional del río Mendoza, dando vinos profundos, frutados y con notas minerales; y el valle de Uco, sobre todo Vista Flores-Gualtallary, con suelos pobres con baja retención de agua y gran cantidad de piedra en superficie.

En cuanto a la maridacion, depende del estilo de cabernet. Para vinos sencillos, el pollo y las carnes magras funcionan bien. Para vinos más estructurados, la carne de cordero es una muy buena opción. Para mi gusto, el cabernet también marida bien con los quesos, sobre todo el azul y el brie”, finalizó Rabino.