La Web de Negocios de la Hotelería y la Gastronomía
Texto
Actualidad
Tras la megadevaluación, Buenos Aires es un 24% más barata

De acuerdo a un informe del Estudio Singerman & Makón, la capital argentina es la cuarta ciudad más competitiva de la región.

La devaluación del peso argentino –del 106% acumulada en 2018– puede volverse un espejismo para quien crea que para un extranjero una estadía en la Ciudad de Buenos Aires le representa menos de la mitad de lo que le costaba el 1° de enero de 2018. Obviamente, Argentina ganó competitividad como destino receptivo, pero es poco lo que sabemos respecto a cuánto de la devaluación se lo “comió” la inflación o cuánto influyeron en este aspecto las depreciaciones que tuvieron las monedas locales de otros países.

Es esa mirada complementaria donde el aporte de informe sobre competitividad turística por precio del Estudio Singerman & Makón se vuelve más significativo, ya que permite determinar cuánto y en qué se “abarató” la Ciudad de Buenos Aires en relación a otras 24 grandes capitales del mundo.

De acuerdo al informe, Buenos Aires se mantiene entre las 10 urbes más competitivas de la muestra, ubicándose en una franja de gasto promedio diario que va desde los US$ 200 a los US$ 300.

En realidad, esa condición ya la tenía en febrero, cuando el dólar orillaba los $ 20. Donde se aprecia el efecto de la megadevaluación es en el detalle. Por ejemplo, comparado con febrero, el costo diario promedio de una canasta de productos y servicios que integran la experiencia turística (hoteles, gastronomía, entretenimientos, taxis, indumentaria y bienes de consumo) pasó de US$ 276 a US$ 211 a inicios de diciembre. Es decir, la misma experiencia se abarató unos US$ 65 desde principios de 2018, lo que equivale a una mejora de la competitividad en precios del 23,55%. 

Considerándolo en forma aislada, ese número parece mucho. Pero teniendo en cuenta que la devaluación en ese período llegó al 90%, da la impresión de que podría haberse recuperado aún más competitividad.

De hecho, un factor que le puede restar peso al impacto de la megadevaluación es la inflación, que en los primeros 10 meses del año pasado acumuló un 40%.

 

COMPARANDO.

Considerando las variaciones de la competitividad por precio de los otros destinos, entre febrero y diciembre Buenos Aires se abarató comparativamente más que algunos de sus competidores. Tomando como base el estudio de Singerman & Makón sobre 24 urbes, nuestro país pasó del puesto 18° al 21° en el ranking por tarifas (sólo es más caro que Asunción, Bogotá y La Paz). De hecho, se ha vuelto más conveniente para un turista con dólares que Montevideo, Lima y Quito, algo que a principios de 2018 no ocurría.

 

HOTELES Y GASTRONOMÍA.

Las tarifas hoteleras son las sextas más baratas entre las 24 consideradas por el trabajo –indumentaria, canasta de bienes de consumo y taxis fueron los tres componentes más competitivos–, aunque no implica una mejoría relativa en el posicionamiento con respecto a las otras ciudades. En parte porque entre los meses considerados (febrero y diciembre) descendió la tarifa promedio en dólares en la mayoría de las urbes. De acuerdo al informe (que mide el precio medio de una habitación de 10 hoteles 4 estrellas por destino), en general bajó de US$ 172 a US$ 150 la noche, lo que implica un retroceso de casi el 13%. En cambio, la mejora de la competitividad en alojamiento para Buenos Aires fue del 26,5% (de US$ 117 a US$ 86).

Por último, otro rubro sensible al bolsillo del turista es el gastronómico, donde la Ciudad mejoró dos lugares (se ubica 18°) en términos de competitividad respecto al momento previo a la megadevaluación. En base al relevamiento, el costo promedio de un almuerzo en un restaurante de la zona céntrica es de US$ 20, lo cual lo hace un destino conveniente no sólo a nivel global, sino incluso regional.