La Web de Negocios de la Hotelería y la Gastronomía
Texto
Entrevista
ALBERTO ALBAMONTE, presidente de Howard Johnson Argentina, Uruguay y Paraguay
“Tenemos la esperanza de superar los 50 hoteles en 2020”

Posicionada como la principal cadena de Argentina, Howard Johnson se expande a nivel nacional y regional. Socia estratégica de Wyndham Hotel Group, la compañía avanza en el desarrollo de la marca Days Inn y en proyectos en los países limítrofes y Armenia.

Pertenece a la mayor organización hotelera mundial –Wyndham Hotel Group–, pero no le faltan méritos propios. Con 43 hoteles y 25 obras en ejecución, Howard Johnson se erige como la cadena con más establecimientos del país, exhibiendo un sostenido crecimiento.

Estandarización del servicio, fuerte equipo de ventas y la combinación de los segmentos de ocio y corporativo son pilares fundamentales en la operatoria de este grupo con presencia federal. Sobre estos temas, los planes de expansión y la hotelería en la actual coyuntura dialogó Alberto Albamonte, presidente de Howard Johnson Argentina, Uruguay y Paraguay, con Hospitalidad & Negocios.

 

–En diciembre pasado inauguraron la última propiedad de la cadena en Dolores, que se convirtió en un nuevo destino termal de la Argentina. ¿Se abre un nuevo nicho de mercado?

–Este hotel termal va a ser el gran tubo de ensayo para un target en el que nunca habíamos incursionado. Es una apuesta muy grande en una ciudad que prácticamente no tenía actividad turística, y que considero que va a cambiar su imagen y sus posibilidades. Además, el termalismo está creciendo mucho en el país. Creemos que este establecimiento alcanzará un éxito importante, sumado al factor de la cercanía con la ciudad de Buenos Aires. Estamos analizando algunas propuestas para destinos termales, pero no se han concretado aún.

 

–Dentro de la provincia de Buenos Aires cuentan con otros alojamientos que combinan huéspedes corporativos y de turismo, ¿qué resultado da esa ecuación?

–Resorts como el de Luján, Pilar, Ezeiza o Escobar poseen salones de convenciones con público durante la semana, y spas y programas de entretenimiento que los convierten en hoteles de turismo los fines de semana. Ambos segmentos se pueden ensamblar bien porque no compiten entre sí, sino que se retroalimentan, y de esta manera trabajamos los siete días de la semana. Eso hace no sólo que tengamos una ocupación casi siempre por encima del 80% y mayor rentabilidad, sino que también nos permite mejorar los precios con respecto a la competencia, hacer promociones o bajar las tarifas para que todo el mundo conozca nuestros hoteles. Nuestro objetivo es que los argentinos vayan por lo menos una vez al año a algún Howard Johnson.

 

–¿Y cómo van cumpliendo ese objetivo?

–Venimos bien. Tenemos una base de datos muy actualizada, con 1,3 millones de argentinos que vienen a nuestros hoteles, además de los extranjeros. Aproximadamente un 85% de nuestros pasajeros son de origen nacional. Además, nos interesa mucho el público que nunca visitó un establecimiento de la cadena, por eso realizamos alianzas estratégicas con bancos y tarjetas de puntos para canjear noches. Otro aspecto que destacamos es el posicionamiento de la marca. En unas 30 ciudades de la Argentina el mejor hotel es un Howard Johnson, como por ejemplo en Río Cuarto. Entonces, cuando un riocuartense viaja a otra zona de turismo, seguramente nos elegirá. No damos la marca a un desarrollador, sino que tenemos la plena seguridad de que el hotel va a ser exitoso, porque un hotel no exitoso perjudica a toda la cadena.

 

–Mencionaba recién a la solidez de la marca como una de las fortalezas del grupo, ¿qué otras podría identificar?

–Contamos con un equipo de ventas muy agresivo y trabajamos en un porcentaje bajo con las OTAs. Incluso hay una porción importante de reservas que tomamos por WhatsApp. También realizamos alianzas estratégicas con los principales bancos, automotrices y laboratorios medicinales; tenemos un sistema de gestión hotelera eficiente, Arion, desarrollado íntegramente en el país; y estándares propios para el cuidado del medio ambiente y el paisaje, ya que creemos que un hotel debe realzar su entorno. A nivel corporativo, implementamos una política de acercamiento a distintas empresas que hacen presentaciones de productos y seminarios. Alrededor de 2.200 de compañías de primera línea llevaron a cabo algún tipo de evento con nosotros. Y desde ya, contribuye el apoyo a nivel internacional de Wyndham que, con 9.300 establecimientos, es la organización más grande a nivel mundial y posee un programa de fidelidad de 100 millones de socios.

 

–¿Cuál es el modelo de negocios de Howard Johnson?

–Por una parte, hay franquicias; y por otra, operación. En general, los establecimientos pertenecen a los inversores, salvo en algún caso en particular en el que hemos invertido nosotros. Esto es muy reciente porque hasta hace tres años la cadena no permitía que los master franquiciados fueran propietarios de hoteles. Ahora la compañía cambió y también nuestro status, dado que pasamos a ser socios estratégicos, lo que nos permite franquiciar, construir, ser propietarios y alquilar hoteles, teniendo un campo de acción amplio. De hecho, estamos bastante avanzados en dos proyectos en Armenia, además de los de los países limítrofes. Por otra parte, esperamos que Wyndham también decida invertir en Argentina, y creo que hay señales de que va a hacerlo. Otros hoteles reciben nuestro gerenciamiento directo o a través de operadores profesionales. Básicamente, trabajamos muy eficientemente con la empresa local Aadesa y la colombiana GHL.

 

–Actualmente hay un pensamiento generalizado de que con un dólar alto estamos frente a un gran momento para la hotelería. ¿Qué opina al respecto?

–En mi vida comercial aprendí que siempre hay que ir a buscar al cliente. El que cree que puede sentarse en la Recepción y van a venir a hacer cola en la puerta, se equivoca. Porque aun con las mejores condiciones del mercado debe existir un trabajo proactivo, buenos equipos de ventas y capacitación del personal del hotel. El mercado tan competitivo nos obliga a profesionalizarnos cada vez más. Disponemos de 36 cursos de capacitación, becas para estudiar en la universidad, y permanentemente generamos una buena capacitación y una buena calificación de los empleados.

 

–¿Cuáles son los proyectos para los próximos dos años?

–En marzo o abril probablemente abriremos un hotel en La Plata, con 120 habitaciones, cuatro salones de convenciones, un spa y un restaurante de 1.000 cubiertos, que ya está funcionando en el mismo predio. Somos optimistas respecto al crecimiento de la cadena, pero no podemos disociarnos de la macroeconomía y de la política general del país, si bien creo que se han hecho algunos avances concretos en materia turística. Creo que inauguraremos cinco hoteles más hasta junio de 2019. Tenemos 25 obras en construcción, algunas de las cuales se han demorado, pero no parado. Con niveles de construcción por encima del 50% se encuentran los proyectos de Alvear (Santa Fe), San Rafael (Mendoza) y San Luis. Tenemos la esperanza de que en 2020 lleguemos a los 50 o 55 hoteles. A nivel regional, estamos cerrando un convenio para un hotel en Asunción, tenemos en carpeta la posibilidad de un establecimiento en Encarnación (Paraguay) y un contrato firmado, con obra bastante avanzada, en Carmelo (Uruguay).

 

–En junio pasado abrió sus puertas el primer Days Inn del país en La Plata. ¿Hay planes expansivos para esta marca también?

–Se está construyendo un hotel en Puerto San Martín, Santa Fe, que es el puerto de mayor movimiento de Argentina, y concluyendo para marzo el de la ciudad de Zárate. Creo que éste va a ser un ícono para la marca por el grado de exposición. Days Inn se caracteriza por tener tarifas más económicas –por supuesto con menos servicios– y una buena rentabilidad, por sus menores costos de operación. Disponen de las mismas comodidades de los Howard Johnson, pero no de la misma infraestructura. La propiedad inaugurada en La Plata es muy competitiva en tarifas y tiene una ventaja comparativa enorme, que es su ubicación frente a la Gobernación provincial.

 

–¿Qué políticas desarrollan en términos de sustentabilidad?

–Estamos en conversaciones con la firma francesa Veolia Environnement, una de las principales a nivel mundial, para implementar en todos los hoteles procesos de tratamiento de agua, residuos y mejor aprovechamiento de la energía –tanto electricidad como gas– para reducir las emisiones y los costos de los servicios. Contamos con un cuestionario de 400 puntos relacionados con el cuidado del medio ambiente, y aquellos alojamientos que tienen cierto puntaje aspiran a obtener la Ecotiqueta de Hoteles más Verdes, distinción que recibió el establecimiento de Villa Carlos Paz.

 
LA EXPANSION EN 2018

En 2019 la cadena de origen estadounidense Howard Johnson celebrará dos décadas de operaciones en la Argentina. Este año, la compañía presidida por Alberto Albamonte expandió su portfolio con la marca Days Inn y su primer hotel en Chile, inaugurando en total cinco propiedades:

• Enero: el Howard Johnson Hotel y Spa Rinconada de los Andes. Ubicado a 50 minutos de Santiago (Chile), ofrece 25 habitaciones singles, dobles, triples, cuádruples y suite matrimonial.

• Marzo: el Howard Johnson Plaza Buenos Aires, en Lima al 600 de la capital argentina. El hotel, que demandó una inversión de US$ 12 millones, cuenta con 106 habitaciones y suites.

• Junio: la marca Days Inn Hotel & Suites desembarcó en Argentina con un hotel en La Plata. La inversión para este emprendimiento fue de más de US$ 5 millones. Cuenta con centro de convenciones, spa y piscina climatizada.

• Julio: el Howard Johnson Hotel Abasto, situado en las calles Jean Jaures y San Luis del barrio porteño del Abasto. Su propuesta se destaca por ofrecer servicios para el shabat y alimentos kosher en el desayuno. 

• Diciembre: el Howard Johnson Hotel Termal Dolores, ubicado dentro del parque termal creado este año. Su construcción demandó US$ 7,6 millones, y dispone de spa y centro de convenciones.