La Web de Negocios de la Hotelería y la Gastronomía
Texto
Actualidad
2019: panorama (des) alentador

En conversaciones con este medio, desde la AHT y la Fehgra analizaron los desafíos y las problemáticas que podrían alterar el normal desarrollo de la industria durante 2019.

Con una coyuntura actual en la que el consumo disminuye y el rubro turístico no es la excepción, 2019 se presenta crítico.

Al respecto, desde el seno privado advierten que los costos fijos en aumentos, la carga tributaria cada vez mayor, la falta de financiamiento y las particularidades de una actividad que pareciera poner en el mismo escenario a la oferta formal y la informal, agudizarán la situación.

En ese sentido, y contemplando que se trata de un año signado por las elecciones, desde el crisol de las gremiales empresariales el panorama no es alentador, aunque no se pierden las esperanzas.

Al respecto, en conversaciones con este medio, desde la AHT y la Fehgra analizaron los desafíos y las problemáticas que podrían alterar el normal desarrollo de la industria durante 2019.

 

CALCULADORA EN MANO.

Ante la consulta sobre cuáles serán los mayores desafíos para el sector turístico, desde la esfera privada coinciden en que la prioridad pasa porque el Gobierno escuche que hay que bajar los impuestos para poder ser competitivos.

“El negocio no es rentable, y la única forma de ganar dinero es con una ocupación superior al 70%, cuando unos años atrás con el 45% de las camas ocupadas ya tenías ganancias”, resumió Aldo Elías, presidente de la CAT y la AHT. Y continuó: “Hasta que no bajen los impuestos y el Estado se asegure de que haya más contribuyentes, las cargas impositivas y los costos laborales continuarán asfixiando a los empresarios, y el sector no será rentable”.

En efecto, manifestó que “el déficit no se soluciona sumándole impuestos a las empresas, sino haciendo que más argentinos paguen. Mientras esto no ocurra, no habrá motivos válidos para pasar de la informalidad a la formalidad, porque nadie va a querer desarrollar una actividad si toda la rentabilidad se evapora pagando tributos", recalcó.

 

DESAFÍO RENTABILIDAD.

Aseverando que los empresarios están aprovechando una ventaja circunstancial, el titular de la AHT alertó que “corremos el riesgo de que, ya sea porque la inflación alcance al dólar o cualquier país de la región devalúe en la misma proporción que lo hizo Argentina, podamos volver a ser el destino caro que somos; estamos entre los primeros cinco países que mayor presión impositiva ejerce”.

Además, describió que “hay dos escenarios económicos que preocupan: ¿los precios alcanzarán a la devaluación o la devaluación se va a comer los precios y vamos a volver a tener un dólar atrasado?”.

Al respecto, el dirigente confía en la meta inflacionaria para 2019 (23%) y pronostica: “Soy optimista en cuando a que bajarán la inflación galopada de 2018. Creo que van a poder controlarla, y que hacia mayo o junio tendremos un escenario de mayor estabilidad”.

Desde la Fehgra comentaron que ante el contexto inflacionario la estrategia adoptada es la prudencia con las tarifas. “Si trasladamos los costos reales, atravesados por la inflación, es posible que nos quedemos sin clientes”, deslizaron, para expresar que los guarismos indican que la hotelería y la gastronomía aumentaron sus tarifas un 39%, ocho puntos porcentuales por debajo de la inflación.

A su vez, tras enfatizar que desde hace varios años el sector viene soportando una baja importante de la competitividad y la rentabilidad, señalaron que los precios de estas industrias han subido menos que la inflación, “lo que habla de la imposibilidad de que los empresarios puedan llevar a precios sus costos, con el consiguiente efecto negativo en su rentabilidad”.

 

BOMBA DE TIEMPO.

Aseverando que Argentina es competitiva por la devaluación, desde las entidades resaltaron que “hoy somos competitivos solo por el valor del tipo de cambio”, y aseguraron que “este escenario es una bomba de tiempo”. Elías aclaró que el punto para ser competitivos es que bajen los impuestos; no solamente el valor del dólar. “La cotización actual no nos soluciona los problemas, porque en un país que sueña con billetes verdes la posibilidad de que se traslade a los precios es mucha", remarcó, y siguió: “Hasta mayo de 2018 había un atraso cambiario enorme, y si bien desde el sector empresario pedimos un precio mayor para que las tarifas puedan competir con las de los países vecinos, la cotización actual se está yendo de línea. Una cosa era un dólar a $ 28 o $ 29, otra es el actual”.

A su turno, Gustavo Fernández Capiet, protesorero de la Fehgra y a cargo del departamento de Relación con las Filiales, opinó que la dependencia cambiaria para ser competitivos no aplica para todos los establecimientos, ya que en muchos casos juega un rol preponderante su ubicación. “No es lo mismo un destino de frontera que uno que trabaja con turismo interno, u otro que se maneja con turismo corporativo”, explicó, para añadir: “De todas formas, creemos que actualmente el tipo de cambio favorece, pero especialmente nos gusta destacar la oportunidad de un país que tiene grandes atractivos turísticos en todas sus regiones, con su eje puesto en los paisajes, la cultura y la hospitalidad de las comunidades anfitrionas. El turismo es motor de desarrollo en todo el país y una herramienta óptima para luchar contra el gran flagelo de nuestra sociedad, que es la pobreza, ya que es un potente generador de empleo”.

 

LAS PARITARIAS.

Durante 2018, las negociaciones para actualizar la escala salarial de los hoteleros y gastronómicos se dilataron más de lo esperado y el incremento real del 25% en dos tramos poco convenció a los integrantes de la mesa.

Elías recordó que el acuerdo por el incremento salarial actual fue complejo y el arreglo no estuvo ni cerca de cubrir la inflación real, que rondó el 47,7%; al tiempo que advirtió que la próxima negociación –el convenio vigente vence el 31 de mayo de 2019– será aún más dura. “En la medida que la inflación se coma a los precios y los servicios sigan aumentando, muchos establecimientos no podrán afrontar la paritaria y les será difícil mantener los negocios abiertos y preservar las fuentes de trabajo. La preocupación es real”, subrayó.

En la misma sintonía, Fernández Capiet reconoció que el impacto de las paritarias será importante para la estructura de las pymes. “Somos conscientes de que la escala salarial será inviable para muchos establecimientos, especialmente para los que tienen una nómina abultada de personal”, adelantó.

Asimismo, comentó que será complejo prever la tarifa futura cuando se sienten a revisar las escalas salariales del Convenio de Trabajo.

 
ELECCIONES 2019

Desde el gremio empresarial las miradas por las elecciones difieren completamente, y mientras unos pronostican que la actividad no sufrirá coletazos, desde la otra vereda aseveran que el impacto será negativo.

“El desdoblamiento de las elecciones y que haya muchas provincias que se despeguen de la elección nacional para elegir presidente es una buena noticia”, afirmó el titular de la AHT, quien reconoció: “El proceso eleccionario siempre es complejo, pero el calendario actual atemperará la situación y evitará una connotación negativa para la actividad”.

Por su parte, desde la Fehgra expresaron que la repercusión será negativa. “En los años en que hay elecciones de alguna manera se retrae la actividad, debido a las especulaciones y espera de definiciones”, comentaron, para manifestar: “El panorama será aún más complejo si se despegan las fechas de las elecciones provinciales de las nacionales, planteándose un calendario de elecciones continuas”.