La Web de Negocios de la Hotelería y la Gastronomía
Texto
Actualidad
La hotelería formal pierde terreno frente a plataformas digitales

Según un estudio de Cotelco Capítulo Magdalena y Situr Magdalena, las propiedades de plataformas como Airbnb y Homeaway han facturado US$ 24,7 millones en casi dos años.

Gustavo Toro, presidente ejecutivo nacional de Cotelco, acompañó al Capítulo Magdalena en la presentación de un estudio que muestra el impacto que han tenido las plataformas Airbnb y Homeaway en la hotelería de la ciudad de Santa Marta.

El análisis, realizado con el apoyo de Situr Magdalena, refleja el crecimiento de estas plataformas en la ciudad, las cuales han pasado de promover nueve propiedades en 2011 a 6.837 inscriptas actualmente. De estas, más de 3.700 se encuentran activas y prestando servicios turísticos de manera permanente.

De acuerdo con el estudio, durante el periodo septiembre de 2016 hasta diciembre de 2018, 5.543 propiedades (81,1% del total) han facturado alrededor de US$ 24,7 millones. Lo anterior tiene gran impacto en el sector, ya que afecta directamente la ocupación de la hotelería legal, que disminuye en un 25%.

“Quiero reiterar que la posición de Cotelco en este tema. No es que se acabe Airbnb; es claro que esta plataforma llegó para quedarse, pero la gran preocupación del gremio es que promuevan servicios informales. No puede ser que la competencia se fundamente en tarifas bajas, porque estos oferentes no tienen que cumplir con los requisitos que nos exigen a los hoteleros formales, generando condiciones que desestimulan la legalidad”, afirmó Toro.

 

EL CIERRE DE 2018.

Cerradas las cuentas de ocupación para 2018, Cotelco reveló sus mediciones. De acuerdo con las mismas, para la temporada de fin de año y durante el puente de reyes (entre el 24 de diciembre de 2018 y el 6 de enero de 2019), la ocupación hotelera en Colombia llegó al 49,60% a nivel nacional –un 2,33% más que el registrado en la temporada del año anterior–.

 “Muchos colombianos salieron a disfrutar de la amplia oferta con la que cuenta el país, lo que incentivó el turismo doméstico, que sumado con el mayor ingreso de turistas extranjeros al país generó un beneficio económico para las regiones”, dijo Toro.

 
LOS MÁS VENDIDOS EN FIN DE AÑO

Cartagena de Indias fue el de mayor ocupación, con un indicador del 83,83%. En segundo lugar se ubicó la Isla de San Andrés, con una ocupación del 77,51%, mientras que Magdalena alcanzó un 76,08%.

Otros destinos con alta demanda en el periodo fueron Quindío, con el 73,63%; Tolima y Alto Magdalena, con el 66,21% de las habitaciones ocupadas; Risaralda, que logró el 64,23% de ocupación; Santander, con el 64,13%; Antioquia, con el 62,86%; y el Valle del Cauca, con 60 de cada 100 habitaciones ocupadas.