La Web de Negocios de la Hotelería y la Gastronomía
Texto
Panorama
Robots, ¡están despedidos!

Desde hace un tiempo venimos hablando sobre la innovación tecnológica y todos los cambios que implica dentro de la organización de los establecimientos hoteleros y gastronómicos. Sin dudas, uno de los aspectos más disruptivos es la incorporación de androides a la operación del negocio, que poco a poco fueron ganando terreno en el sector. Hasta ahora.

Sucede que, recientemente, uno de los hoteles que se hizo famoso por contar con robots como parte de su “personal”, el Henn-na, informó que se vio obligado a prescindir de más de la mitad de su plantilla robótica porque, en definitiva, les creaba problemas más que soluciones.

De esta manera, de los casi 250 androides que trabajaban en el establecimiento, no se salvaron del telegrama de despido ni los velocirraptores que atendían al público en la Recepción. ¿Las causales de las desvinculaciones? Necesitaban de la ayuda humana para hacer el check-in, para fotocopiar los pasaportes de los pasajeros, y tampoco sabían responder consultas vinculadas a los atractivos del destino, y mucho menos cuestiones más complejas.

El sector de Housekeeping no fue la excepción: Churi, el robot “femenino” que apagaba las luces por requerimiento de los huéspedes e intentaba (sólo intentaba) contestar a sus preguntas molestaba con sonidos en plena noche, confundiendo los ronquidos de los huéspedes con órdenes.

En cuanto al acarreo de maletas, los dos robots portaequipajes llegaban solamente a 24 de las más de 100 habitaciones disponibles en el hotel, con el agravante de que se dañaban cuando llovía o nevaba, y se quedaban atascados al chocar unos con otros.

Por todo lo enunciado, el gerente del Hotel Henn-na, Tekeyoshi Oe, y el presidente de la compañía hotelera, Hideo Sawada, reconocieron que “la tecnología presente en estos robots no estaba lista para este tipo de presión laboral”.

Evidente y afortunadamente, al menos por ahora ningún empleado robot puede superar el trato, el servicio y la inteligencia de los seres humanos. Y, dado que existen grandes posibilidades de fallas con estos sistemas de atención al cliente tan complejos e innovadores, en el “detrás de escena” de los establecimientos que continúen apostando a los androides siempre será necesario contar con un staff humano que garantice que todo esté funcionando correctamente.