La Web de Negocios de la Hotelería y la Gastronomía
Texto
Anticipo
Gastronómicos: ¿solidariamente responsables ante juicios masivos a las apps de delivery?

Desde la Fehgra recalcaron que es inaceptable que los establecimientos gastronómicos sean responsables por las transacciones entre empresas y monotributistas.

Hace unas semanas, PedidosYa desvinculó a 450 de los poco más de 1.000 repartidores que formaban parte de su nómina, y desató una polémica que podría cambiar el negocio de las aplicaciones de delivery en el país.

Asimismo, la noticia encendió las alarmas de los locales gastronómicos, que podrían sufrir un revés judicial por ser solidariamente responsables en caso de un litigio. Al respecto, la solidaridad rige para lo salarial. Es decir, indemnizaciones, pago de las contribuciones patronales, accidentes en la vía pública, sueldo y multas por empleo no registrado, entre otras.

 

BOMBA DE TIEMPO.

Desde PedidosYa aseguran que lo acontecido forma parte de una estrategia de la empresa para migrar hacia el modelo de negocios de sus competidoras, y comunicaron: “Las cesantías masivas fueron para mejorar la calidad del servicio, por lo que realizó una reorganización en el equipo de la unidad de negocios especializada en servicios de logística: RepartosYa".

No obstante, el abogado Juan Carlos Cerutti, quien asesora a empleados y damnificados del rubro gastronómico, sostuvo que “se están readecuando los contratos; los van a pasar de blanco a negro. Tenían en relación de dependencia a gran parte de los repartidores y los van a contratar como autónomos, ya que es mucho más económico. Tal como trabaja Rappi Argentina y Glovo”.

Por otra parte, adelantó que "los repartidores van a poder demandar tanto a PedidosYa como al comercio con el que trabajaba con habitualidad, ya que suelen pasar gran parte de su tiempo laboral en estos locales”.

En sintonía, el abogado laboralista Horacio Schick coincidió en que "los establecimientos son solidariamente responsables, según el artículo 30 de la Ley de Contrato de Trabajo, porque las entregas a domicilio son una actividad propia del punto de venta y este servicio lejos está de ser algo casual o extraordinario".

 

AL MARGEN.

“En Argentina debemos terminar con la industria de los juicios laborales porque están destruyendo al país”, enfatizó Graciela Fresno, presidenta de la Fehgra, quien recalcó que es inaceptable que un comercio sea responsable por una transacción entre una empresa y un monotributista. “Hay un vacío legal que conlleva a que quieran hacernos cargo de un problema de una asociación entre las aplicaciones, los ciclistas y los motociclistas. Hay que adecuar la normativa vigente porque la Justicia no corre a la misma velocidad que los desarrollos tecnológicos”, comentó.

A su vez, bregó porque se erradique el empleo informal en este ámbito, y exhortó por una sana y clara relación de dependencia de los locales gastronómicos con los empleados designados para el reparto de comida.

 

ACLARANDO EL PANORAMA.

Matías Casoy, gerente general de Rappi Argentina, comunicó que “la empresa es una plataforma abierta que conecta a un usuario que quiere comprar, un comercio que quiere vender y un repartidor que quiere repartir. Son los repartidores los que eligen qué pedido tomar". Asimismo, puntualizó que la única rentabilidad que tiene Rappi es la comisión a los comercios.

En esta tesitura, Matías Gath, country manager de Glovo, declaró: "Somos una plataforma que contacta consumidores con comercios, a los que les cobramos una comisión por esa venta que les generamos".

Además, aclaró que con los “glovers” tienen una relación usuario-plataforma. “Son independientes, eligen si se conectan o no, si aceptan un pedido o no, si quieren trabajar un día de lluvia o no", concluyó.