La Web de Negocios de la Hotelería y la Gastronomía
Texto
Panorama
Hudson Yards: el nuevo barrio de Nueva York refuerza a la ciudad como meca culinaria

En días pasados, en Nueva York fue inaugurado oficialmente Hudson Yards, el mayor proyecto inmobiliario privado de Estados Unidos. Se trata de un nuevo barrio de Manhattan –el más moderno de todos, coronado por rascacielos y conocido también como el Far West Side–, que cubre la superficie que va desde la calle 30 a la 34, entre las avenidas 10 y 11, donde se combinan residencias de lujo y oficinas con zonas de ocio, arte e, incluso, un colegio propio. Además de un sector que eleva aún más la condición de meca culinaria de la Gran Manzana, donde se destaca particularmente la oferta gastronómica española. En ese sentido, el Mercado Little Spain –desarrollado por José Andrés y los hermanos Adrià– consiste en un complejo de restaurantes que ocupa 3.200 m2, bajo el edificio 10. Fue concebido con el objeto de recrear un mercado abierto y cuenta con tres restaurantes: Leña, Mar y Spanish Diner, con platos elaborados a base de productos españoles. Asimismo, hay bares que ofrecen cócteles y varios puestos de tapeo.

"Estamos trayendo la cultura de España a Nueva York; son las cosas más deliciosas de cada rincón de España", manifestó a la prensa el chef José Andrés.

Cabe mencionar que, además de las mencionadas figuras de talla mundial del mundo de la gastronomía, el desembarco en este flamante vecindario incluye también a otros maestros de los fogones, como Thomas Keller, David Chang y Michael Lomonaco, cada uno con su establecimiento y propuesta exclusiva.

Liderado por los gigantes inmobiliarios Related Companies y Oxford Properties Group, Hudson Yards se define como "una ciudad dentro de una ciudad". Lo que antes era una zona abandonada del oeste de Manhattan hoy es un centro de uso mixto que también incluye un centro comercial y un hotel en el 35 Hudson Yards. Otro aspecto destacado del complejo es la una escultura de cobre de 15 pisos instalada en su parque público, bautizada como “la escalera de Nueva York”. Es de cobre, con forma de espiral en zigzag y tiene 2.500 escalones.

En cuanto al impacto económico para la urbe, se espera que sea significativo: en principio, generará US$ 19.000 millones en impuestos y 55 mil nuevos puestos de trabajo. Además, cuando el proyecto se complete –en 2022–, habrá movilizado por lo menos US$ 25.000 millones en inversiones.