La Web de Negocios de la Hotelería y la Gastronomía
Texto
Actualidad
El sector hotelero-gastronómico en estado de alerta

La crisis golpea a los establecimientos con muchos años de trayectoria. Las bajas no son exclusivas de la Capital Federal, sino que se repiten en ciudades del interior del país.

Desde hace varios años, los establecimientos hoteleros y gastronómicos vienen sufriendo una caída en la rentabilidad, escenario que se agudizó en los últimos meses.

Un nuevo reflejo de esta realidad es el cierre del icónico restaurante Fechoría. A menos de un año de su reapertura, el local –que había iniciado operaciones con 42 empleados y al momento del cese contaba con 27–, dejó de funcionar porque, según su propietario, Daniel Lalín, “fue un muy mal negocio y la situación del país no ayudó”.

En este orden, la baja en los niveles de consumo y el aumento de los costos siguen siendo una fórmula mortal para el sector, principalmente en el caso de la gastronomía, la cual sigue sin dar señales de recuperación.

Esta situación tiene un impacto directo en la gestión de los negocios, ya que demanda revisar minuciosamente los costos, la manera de generar más ingresos y las posibilidades de recortar gastos sin resignar calidad en la atención al cliente.

 

AL LÍMITE.

Por caso y tras una temporada de verano “pobre”, desde la Fehgra habían declarado que la baja ocupación llevará a despidos en el corto plazo; al tiempo que aseveraron que los números son insostenibles para la actividad, ya que además del casi nulo consumo, se suman otros factores como el tarifazo y la presión fiscal.

En esta sintonía, desde el gremio gastronómico de Mar del Plata advirtieron que muchos pequeños restaurantes están evaluando cerrar sus puertas, golpeados por la escasa cantidad de clientes, la inflación, los alquileres y los tarifazos.

Al respecto, indicaron que la temporada no fue la esperada y afirmaron que la crisis se profundiza más que en el resto del país. “El único sector que trabaja bien es la cervecería y los otros vienen zafando los fines de semana. Pero hay rumores de que varios restaurantes chicos no saben si podrán seguir”, indicaron.