La Web de Negocios de la Hotelería y la Gastronomía
Texto
Actualidad
Inversiones: las ganas están, pero el clima no acompaña

La incertidumbre política es la principal preocupación, pero la falta de opciones de financiamiento, las falencias de infraestructura y la voracidad fiscal son problemas concretos que se expusieron en el Foro InverTUR.

Inversores, desarrolladores, cadenas hoteleras nacionales e internacionales y aerolíneas confían en el potencial del sector turístico argentino a largo plazo. Pero cuando miran el corto plazo identifican serias restricciones para concretar ese horizonte lluvioso de inversiones.

Hoy la incertidumbre política es la principal preocupación, pero la falta de opciones de financiamiento, las falencias de infraestructura de muchos destinos, el gigantismo burocrático y la voracidad fiscal son otros problemas concretos “apartidarios” y de larga data que mantienen prácticamente cerrado el grifo de las inversiones.

De todos modos, las ganas están. Eso refleja el informe de la Secretaría de Turismo de la Nación que habla de que hay 100 hoteles en construcción, con un desembolso estimado en $ 10 mil millones. De hecho, en muchos casos esas ganas se convierten efectivamente en hoteles y aviones. Y por eso de acá a fin de año habrá nuevos cortes de cintas.

Pero lo que quedó claro en el Foro de Inversiones en Turismo (InverTUR) es que la tijera inaugural está subutilizada.

 

DOS POSTALES.

Iván Kozicki, fundador y CEO de Emprenurban (una desarrolladora de bienes raíces que opera en las industrias hotelera, residencial y corporativa), expuso el caso concreto de los famosos WeWork: “Estamos con cinco proyectos de edificios de oficinas en Argentina. Pero en Brasil tenemos 35 desarrollos similares y en México otros 33. La verdad es que lo que pasa acá da pena, porque no es un problema de mercado”. Kozicki –quien dijo que además hace cinco años que no hacen un hotel en el país– apuntó contra la falta de certezas sobre las reglas de juego, el peso de los impuestos y el costo local, y los problemas de financiamiento: “En cualquier otro país del mundo el desarrollador se endeuda con un banco. Todo eso hace que Argentina sea mucho menos competitiva que otros países de la región”.

El caso de Kozicki grafica como pocos esa idea de que si bien hay inversiones, podrían ser muchas más.

Pero tal vez la escena más interesante del InverTUR fue cuando desde la platea uno de los desarrolladores de la cadena que más hoteles ha inaugurado en los últimos años en Argentina preguntó al panel de bancos y organismos de financiamiento si el hecho de tener proyectos ya en desarrollo facilitaba la obtención de créditos para un apalancamiento en la última milla de la inversión. ¿El motivo? “Hoy acá todo se hace con financiamiento propio. Por eso, proyectos pensados para 24 meses se demoran hasta 5 o 6 años”, contó el desarrollador que más veces hizo trabajar a la tijera inauguradora. Por suerte esta historia tuvo un final feliz, y los representantes del BICE, del Banco Ciudad y de la SGR AVAL Federal prometieron “tacklearlo” al cierre del evento para ofrecerle herramientas de financiamiento muy convenientes que dicen que existen para esos proyectos.

 

LO ESTRUCTURAL.

Es justamente esa mirada de los que invierten (haciendo magia para juntar socios) la que hizo interesante los reclamos. En el panel de hoteleros hubo anuncios muy fuertes de proyectos de inversiones, como el caso de Radisson (ver recuadro “El anuncio de..”), y otros que directamente son inauguraciones previstas para antes de fin de año, como el caso del Hampton by Hilton en Bariloche (Lisandro Cristiá, director de Argenway, contó cómo reunieron un centenar de pequeños inversores de 25 ciudades del país para el proyecto) o el de Roberto Amengual, presidente de Amérian, quien anunció las inminentes aperturas de hoteles en Rafaela y Río Cuarto.

Justamente Amengual hizo un relato interesante del peso de la burocracia a la hora de proyectar inversiones: “Se destinan demasiados recursos a la burocracia y es difícil cumplir con los plazos porque muchos aspectos que hacen a las aperturas (conexiones gas, luz y otros servicios) se demoran mucho”. Por eso el empresario, quien focalizó en destinos emergentes, recomendó: “Debe haber un trabajo y pensamiento estratégico integral. Hay destinos donde el agua se corta dos veces a la semana”.

En esa línea, Claudia Álvarez Argüelles, CEO de Álvarez Argüelles Hoteles, planteó que a nivel municipal la información y los requisitos deben ser claros. La empresaria también señaló que los bancos deben pensar en créditos específicos para la hotelería (“en nuestra industria nunca hubo financiamiento pensado para un proceso de inversión”) y los gobiernos deben frenar la voracidad impositiva. Por eso, tanto Álvarez Arguelles como la mayoría de los actores que se dieron cita en InverTUR saludaron la ley de incentivo sancionada en la Ciudad de Buenos Aires.

 
El anuncio de los US$ 100 millones

Adrián Francois, vicepresidente de Desarrollo de Radisson Hotel Group para Sudamérica, realizó un anuncio que sorprendió a muchos en el Foro: la cadena está a punto de firmar los contratos para abrir dos nuevos hoteles de alta gama en la Ciudad de Buenos Aires. Se trata de una inversión superior a los US$ 100 millones para un establecimiento de 400 habitaciones y otro de 175 cuartos. Francois estimó que estarían listos para 2023 y reveló que en lo inmediato se abrirá una compañía de desarrollo local en la capital argentina para gestionar los proyectos y el desembarco de la cadena en el país (hay en la mira otros destinos del interior). El ejecutivo reconoció que los incentivos fiscales que da el gobierno porteño incidieron en la decisión de por fin poner un pie en Argentina.