La Web de Negocios de la Hotelería y la Gastronomía
Texto
Actualidad
La situación tributaria es la peor de la historia, según los hoteleros

A las conocidas quejas por la carga fiscal, la Fehgra sumó la advertencia sobre los enormes costos que implica el “ilegítimo traslado de costos de la administración tributaria a los contribuyentes”.

Tras su Foro de Actualización Tributaria 2019, que reunió en Córdoba a más de 60 especialistas y dirigentes pertenecientes a la entidad, la Federación Empresaria Hotelera Gastronómica de la República Argentina (Fehgra) emitió una declaración donde señaló tres aspectos fundamentales que determinan la acuciante situación tributaria que pesa sobre la actividad.

Por un lado, la entidad volvió a denunciar la carga fiscal histórica récord provocada por el exceso de todos los niveles de Gobierno (Nación, provincias y municipios) y de otros entes relacionados indirectamente (por ejemplo, asociaciones de derechos autorales), que se suma a los costos impositivos incluidos en los servicios públicos. En este punto, la Fehgra insistió en que se requiere una reforma tributaria particular que coloque al sector en condiciones de competitividad.

El segundo eje fue el excesivo costo administrativo provocado por los importantes grados de dificultad a la hora del cumplimiento de las presentaciones y pagos regulares, sumado a la existencia de regímenes de información, “que en general no contribuyen a la mejora de la recaudación, en algunos casos carecen de sentido, y solo implican un ilegítimo traslado de costos de la administración tributaria a los contribuyentes”.

Según advirtió la Fehgra, la inelasticidad en los sistemas de los fiscos produce fallas que, aun siendo de sencilla solución, provocan embargos, bajas de la condición de pyme y generación de saldos a favor de imposible recupero, entre otros aspectos.

 

UN BENEFICIO QUE SE VOLVIÓ COSTO.

En este ítem la entidad solicitó a todas las administraciones fiscales la simplificación de todas las normas relacionadas con el cumplimiento de las obligaciones impositivas. Especialmente, pidió la eliminación de todos los regímenes de información “que no implican ninguna mejora en la recaudación y, por el contrario, solo significan una carga de tareas en perjuicio de los establecimientos, con su respectivo mayor costo”.

Uno de los apuntados fue el régimen de información que vino de la mano de la implementación de las facturas T para que los turistas extranjeros accedan a la devolución del IVA.

Pero no sólo apuntaron contra la ineficiencia que genera el régimen de información, sino que los hoteleros denunciaron que la devolución del IVA a los turistas extranjeros provoca un problema en un importante número de establecimientos con saldos a favor del IVA “cuya devolución no es reconocida por AFIP, significando –por ende– un mayor costo”. “En este sentido se requiere que la AFIP dicte las normas reglamentarias pertinentes a los efectos de implementar la devolución de los saldos a favor, siguiendo el mandato legal, y de acuerdo con las diversas presentaciones realizadas por Fehgra”, agregaron.

No sólo eso, sino que a su vez la necesaria utilización de tarjeta de crédito o débito para esta operatoria genera retenciones de Ingresos Brutos que provocan saldos a favor en las distintas jurisdicciones, “también sin posibilidad de obtener su devolución, siendo otro costo adicional”.

 

OTRAS MANCHAS AL TIGRE.

El listado de reclamos tributarios de la Fehgra se completa con la competencia desleal provocada por los alquileres temporarios, restaurantes a puertas cerradas o food trucks, “ya sea porque los fiscos respectivos no cumplen con su rol fiscalizador, como por la falta de las normas legales específicas”.

También exigieron la aplicación de la Ley de Turismo, que en su artículo 33° señala que el Estado otorgará “beneficios impositivos, tributarios y crediticios similares a los de la actividad industrial”. La Fehgra sostiene que ese aspecto no tiene implementación efectiva en ninguna de las jurisdicciones en las que indudablemente corresponde. En particular, la entidad señaló el desigual trato que surge en el Decreto 128/2019, que otorga una importante rebaja a los sectores agrícola e industrial dejando afuera a la actividad turística.

Por último, la Federación alzó la voz ante la “ilegitimidad” de las tasas municipales, ya que muchas no cumplen con los dos principios rectores establecidos por la Corte Suprema: la necesidad de una prestación concreta del municipio y la razonabilidad del importe de ésta.