La Web de Negocios de la Hotelería y la Gastronomía
Texto
Nota de tapa
ACCESIBILIDAD
La asignatura pendiente

Para sector hotelero y gastronómico llevar a la práctica el concepto del Turismo Accesible sigue siendo una tarea pendiente en toda la región. Aún en los países donde rigen leyes específicas que obligan a garantizar el acceso al disfrute de las personas con discapacidad, la falta de controles hace que la integración sea todavía una utopía.

Al momento de hablar de integración en el sector turístico en general, y en la hotelería y la gastronomía en particular, es necesario revisar algunas definiciones y marcos legales. Además, es válido entender que detrás de las necesidades que plantean las personas con discapacidad, existen derechos que deben garantizarse y la posibilidad de explotar un nicho de mercado relevante. 

Según la Organización Mundial de la Salud se considera que la discapacidad es toda limitación que pueda tener una persona en sus actividades, generada por una condición de salud y/o factores contextuales. A nivel global, unos 1.000 millones de habitantes, o sea el 15 % de la población, experimentan algún tipo de discapacidad. 

A nivel local, el Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec) publicó el Estudio Nacional sobre el Perfil de las Personas con Discapacidad, que hizo saber que el 10,2% de la población de la Argentina tiene algún tipo de discapacidad.

A partir de la demanda de servicios turísticos que pueda responder a las necesidades de este grupo poblacional es que surgió el concepto de Turismo Accesible.

Tal es así que el 27 de septiembre de 2017, la Organización Mundial del Turismo (OMT) dedicó el día Internacional del Turismo al Turismo Accesible. De hecho, la propia OMT es el organismo de las Naciones Unidas encargado de la promoción de un turismo responsable, sostenible y accesible para todos. En esa ocasión pronunció que “la accesibilidad a todas las instalaciones, productos y servicios turísticos debe ser un componente esencial de cualquier política de turismo responsable y sostenible”. A lo que agregó: “La aplicación de este concepto y de las políticas de accesibilidad deberán planificarse e implementarse siempre de la mano de los gobiernos estatales, regionales y municipales, que son los encargados de la ejecución de las políticas públicas y planes de desarrollo, tratando de llegar a los estándares internacionales de calidad”.

 

EL MARCO LEGAL.

Más allá de esta declaración de principios, existen en la región marcos regulatorios sobre esta materia. Al respecto, Alejandro López, fundador de la Red de Turismo Accesible de Argentina, explicó: “El turismo accesible debía llevarse a la práctica porque está en vigencia la Ley 26378 que así lo establece. Se trata de la Convención de las Naciones Unidas sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad, que promueve la integración plena de ellas en la sociedad. Hasta la fecha, 177 países adhirieron a la Convención, otorgándole jerarquía constitucional en sus territorios. En la misma, los artículos 9° y el 30° hablan específicamente sobre accesibilidad y turismo”.

Seguidamente, aclaró que “en Argentina también está vigente la ley Nacional de Turismo (N° 25.997), que en su artículo 2° pone énfasis en la accesibilidad que deben garantizar todos los sectores que formen parte de la cadena comercial de esta industria. A lo que se suma la ley Nacional de Turismo Accesible (N° 25.643). Bajo el paraguas de estas tres normas, Argentina desarrolló un marco normativo muy amplio, donde cada jurisdicción o distrito ejecuta sus propias políticas públicas y normativas”.

De todos modos, López dejó en claro que “lamentablemente estas normas no se cumplen. Así como el Estado genera todo el marco regulatorio, también es responsable de su incumplimiento por la falta de controles. La primera salida ante esta situación es la generación de espacios de sensibilización y capacitación, porque hay que eliminar barreras educativas sobre este tema. Las carreras de turismo y hotelería no tienen en su mayoría una cátedra de turismo accesible. Esto hace que no haya profesionales en esta industria que entiendan sobre el tema o que siquiera les interese”.

 

ACCESIBILIDAD A VOLUNTAD.

Por otra parte, un programa de fomento que está vigente en el país son las Directrices de Accesibilidad en Alojamientos Turísticos, implementado en todo el país por la Secretaría de Turismo de la Nación. “Las generó el gobierno anterior y el actual las continua. Constituyen una verdadera oportunidad de negocio que no sólo logra una fuerte fidelización con los clientes, sino que además logra ampliar y diversificar su mercado. Pero hay que dejar en claro que se trata de una práctica voluntaria por parte de los hoteleros”.

En concordancia con el principio de accesibilidad de la Ley Nacional de Turismo, este programa fue diseñado para incentivar la equiparación de oportunidades en el acceso y disfrute de la actividad turística. Las temáticas que se abordan son condiciones arquitectónicas apropiadas, tipos de comunicación, señalización e iluminación, factores contemplados para garantizar la seguridad y capacitación del personal.

 

GASTRONOMÍA INCLUSIVA.

Por su parte, el sector gastronómico tiene en Argentina un marco legal específico vinculado a la inclusión. En varios distritos se sancionaron leyes que obligan a los comercios donde se sirven o expenden comidas contar con una carta de menú en sistema Braille.

En 2005 la Ciudad Autónoma de Buenos Aires fue pionera al sancionar la Ley CABA 66/1998. A partir de la misma, varios restaurantes incorporaron su menú inclusivo. Estamos hablando de Morelia, Sagardi, La Cabaña, Restaurante Puerto Cristal, El Imparcial, Cabaña Las Lilas y El Viejo Almacén, por citar algunos ejemplos.

En 2011 la Provincia de Buenos Aires sancionó la Ley 14.272, que en su artículo 1º rezaba: “Los comercios cuyo rubro –principal y/o accesorio– sea el gastronómico, deberán tener a disposición de los consumidores, además de sus cartas habituales, un 10% de las mismas en el sistema Braille”.

Mendoza se sumó en 2015 con la normativa provincial 8.750 y, desde entonces, es la propia Dirección de Defensa del Consumidor la encargada de controlar que se cumpla con esta regla, contemplando sanciones que van in crescendo en caso de que los comercios reincidan en la falta. Esta norma permite que también se implementen otros sistemas auditivos alternativos y las cartas deben ser idénticas (en lo que se refiere a información brindada) a las tradicionales, tanto en el contenido de cada plato como en su actualización diaria.

En cualquiera de los casos, la aplicación de las normas no se dio en la mayoría de los destinos, donde los restaurantes siguen sin ofrecer este servicio. 

 

ACCESO AL MERCADO LABORAL.

Según un relevamiento específico realizado por el Indec, para las personas con discapacidad en Argentina, el derecho a un trabajo es uno de los más vulnerados, tanto que solo un 32,2% de esta población en edad laboral logra acceder a un empleo.

Del mismo modo, en el sector hotelero y gastronómico la inserción laboral de personas con discapacidad es incipiente. Según explicó López: “La incorporación de personas con discapacidad tiene amplios beneficios, tanto para quien es contratado como para la empresa, que estaría eximida de impuesto y tendría beneficios fiscales. Aunque no es una práctica tan usual en Argentina”.

Seguidamente, comentó que existe en el país la consultora Incluyeme.com, especializada en discapacidad. Se encarga de buscar perfiles laborales en los que puedan emplearse personas con el Certificado de Discapacidad. Trabaja con distintos rubros entre los que se destaca el turismo. De hecho, la consultora firmó un convenio de RSC con Amadeus y la Federación Argentina de Asociaciones de Empresas de Turismo y Turismo (Faevyt) para fomentar la empleabilidad de las personas con discapacidad.

Por su parte, Tony Peró, gerente general del Hotel Ramada Buenos Aires, Hotel Gardel Flats y Hotel San Telmo Flats, relató que el Hotel Ramada tiene desde hace varios años entre sus camareros a un joven con Síndrome de Down. “Es una experiencia muy agradable por eso lo recomiendo a otros hoteles. Es un enorme beneficio para la persona porque logra su independencia económica y además aporta a la imagen a nuestra marca. Este joven tuvo una capacitación sobre su función y sobre la empresa. Además, es una persona con una enorme vocación de servicio, algo muy valorable en esta industria. Se esmera y es muy responsable con sus tareas. Trabaja solo de lunes a viernes y su horario es más reducido que el del resto de los compañeros. Nuestra empresa apuesta a la integración de personas con discapacidad; de hecho, tuvimos anteriormente contratada una personas con silla de ruedas. Una discapacidad que no impide realizar tareas administrativas de manera eficiente”.

Al momento de analizar la situación del mercado, destacó: “Hoy existe mucho temor por parte de los empresarios de tomar personas con discapacidad, sobre todo por las dificultades que puedan surgir a nivel legal. Por eso considero que debería haber una campaña fuerte de concientización y apoyo a los empresarios incursionar en este tema. Creo que hay que analizar esta situación en contexto, porque hoy no todos los hoteles tienen una buena rentabilidad, los números no cierran y no están dadas las condiciones para asumir esta responsabilidad. Pero es un tema pendiente que hay que tratar desde todos los sectores de esta industria: el Estado, la comunidad educativa y los empresarios”.

 

DOWN IS UP.

En el caso de Argentina, existen varios casos de emprendimientos que incorporan personas con Síndrome de Down. En Carlos Paz existe un hotel atendido por jóvenes con esta condición. Se trata de El Cid, un hospedaje de 3 estrellas fundado en 1966, donde la Fundación Unidos por la Inclusión Social (UPIS) desarrolló esta innovadora idea que tiene lugar en Argentina e Italia.

El proyecto madre nació en la ciudad de Asti, en el Piamonte. En este pequeño alojamiento el 50% de su personal son jóvenes con Síndrome de Down. El nombre del lugar es "Albergo Ético" (en italiano).

En Argentina los jóvenes trabajan en la recepción, el comedor, las habitaciones, la cocina y en mantenimiento. El proyecto funciona dentro del programa “Promover”, impulsado por el Ministerio de Trabajo de la Nación, el cual entrega subsidios para los beneficiados por cuatro horas de trabajo, pero sólo es por seis meses. Los jóvenes que participan de este proyecto se preparan, adquieren conocimientos y, cuando logran la autonomía suficiente, dejan el lugar en el hotel para otras personas y salen a insertarse en el mercado laboral.

En tanto, también está operativa la empresa de catering “Los Perejiles”, en la que trabajan chicos con Síndrome de Down. Se trata de un microemprendimiento de cuatro amigos para insertarse juntos en el mundo laboral: vende pizzas y empanadas y tiene una línea de productos para personas que tienen celiaquía. Los chicos ya cocinaron en eventos de distintos tipos –particulares, empresariales y hasta colegios– en zona norte y en la ciudad de Buenos Aires.

Asimismo, Mateo Kawaguchi tiene Síndrome de Down y trabaja en una de las sucursales de la cadena La Continental. No sólo cocina, sino que también se ocupa del corte de porciones para quienes comen en la barra y lleva pedidos a las mesas. Además, se convirtió en la primera persona con esta discapacidad en participar del Campeonato Mundial de la Pizza en Italia, donde junto a cinco maestros pizzeros representó a la Asociación de Propietarios de Pizzerias, Casas de Empanadas y Afines (Appyce).

Finalmente, San Isidro avanza la edificación de “Café Positivo”, un nuevo bar inclusivo. Estará ubicado en la plaza Yrigoyen, justo frente a la Municipalidad. El proyecto surge a raíz de un convenio entre el Municipio de San Isidro y la Fundación Pertenecer. Tanto la atención, el delivery y la elaboración de los productos serán realizados por chicos y chicas con discapacidad.

 

LATINOAMERICA INCLUSIVA.

A nivel regional existe actualmente la Red Iberoamericana de Turismo Accesible. De hecho, en Montevideo se llevará a cabo en septiembre la III Cumbre Iberoamericana de Turismo Accesible. Su objetivo es lograr que el turismo sea reconocido como un derecho de todos, incluidas aquellas personas con algún tipo de discapacidad o movilidad reducida; así como visibilizar una oportunidad de negocio para la industria del sector.

Consultado por la situación de la región, el fundador de la Red de Turismo Accesible de Argentina enfatizó: “En materia de normativa nuestro país está muy avanzado con respecto a otros. Hoy en nuestros destinos se hacen muchas actividades adaptadas, como esquí, buceo, trekking, avistaje o parapente; mientras que son varios los balnearios que adaptaron su infraestructura a las personas con discapacidad. En Argentina hay mucho por hacer pero también hay mucho hecho. En el resto de Latinoamérica recién se están empezando a implementar servicios accesibles. Por ejemplo, Cancún (el segundo destino de la región por la cantidad de turistas que recibe) no tiene todos los balnearios adaptados”.

Por su parte, Colombia está dando los primeros pasos en este tema. En febrero de este año el Ministerio de Comercio, Industria y Turismo, la Alta Consejería Presidencial para la Participación de Personas con Discapacidad y el Fondo Nacional de Turismo (Fontur) presentaron el primer “Manual de Turismo Accesible, Turismo para Todos”.

El Consejo Iberoamericano de Diseño, Ciudad y Construcción Accesible (Cidcca) diseñó el manual e incluyó criterios de accesibilidad, descripción de imágenes e información en lengua de señas colombiana.

La aplicación del manual beneficiará a personas con discapacidad, a sus familias y cuidadores, adultos mayores, personas de talla baja, mujeres embarazadas y niños. También favorecerá a las personas que transportan cargas o coches y a quienes tengan alguna necesidad médica.

Es válido señalar que en la producción del manual se invirtieron unos US$78 mil, y para las capacitaciones que se iniciarán en las 14 ciudades se destinarán más de US$56 mil.