La Web de Negocios de la Hotelería y la Gastronomía
Texto
Actualidad
Buscan prohibir el cigarrillo electrónico en bares y restaurantes porteños

La iniciativa apunta a restringir el consumo en lugares cerrados de acceso público; al tiempo que propone la anulación de la publicidad y exhibición de productos de tabaco. Se prevén elevadas multas económicas a los comerciantes que no cumplan con la medida.

En sintonía con la postura de la Organización Mundial de la Salud (OMS) de que los cigarrillos electrónicos son "indudablemente dañinos" y “deberían ser regulados”, el legislador porteño de Unidad Ciudadana, Leandro Santoro, presentó un proyecto de ley destinado a prohibir su consumo en lugares cerrados de acceso público como bares, shoppings y cines.

La iniciativa, además, plantea la anulación de la publicidad y exhibición de productos de tabaco "de manera total"; mientras que prevé elevadas multas económicas a los comerciantes que no cumplan con la medida.

En este orden, la propuesta apunta a modificar algunos artículos de la Ley 1.799 sancionada en 2005, la cual fijó "aspectos relativos al consumo, comercialización y publicidad del tabaco en todo el ámbito de la Ciudad"; al tiempo que también determinó la prohibición de fumar en todos los espacios cerrados con acceso público, medida que generó resistencia en un principio y que gradualmente fue adoptada.

En limpio, el proyecto incorpora a la actual restricción del consumo de tabaco al dispositivo conocido como cigarrillo electrónico y bloquea su uso en bares, restaurantes, shoppings, cines, teatros, centros culturales, salas de recreación y de fiestas.

"Se busca adaptar a los estándares internacionales de control de tabaco la actual normativa de la Ciudad de Buenos Aires, incluyendo en la regulación de ambientes libres de humo la prohibición de consumir todo tipo de productos de tabaco y dispositivos electrónicos", explicó el funcionario, para enfatizar que la normativa impulsa la prohibición de manera total de la publicidad, promoción, patrocinio y exhibición de productos de tabaco y dispositivos electrónicos en los locales donde se comercializa esta mercadería.