La Web de Negocios de la Hotelería y la Gastronomía
Texto
Actualidad
La falta de estacionamiento podría terminar con el polo gastronómico de Puerto Madero

Los restaurante de la zona no recuperan clientes y siguen trabajando a pérdidas. Los gastronómicos denunciaron que los comensales no van porque no tienen dónde dejar sus autos. Además, reclamaron que lejos de estar resuelto el efecto de la obra, el Gobierno porteño no brinda soluciones.

Pese que la inauguración del Paseo del Bajo alivió a los conductores y transeúntes, los empresarios gastronómicos de Puerto Madero vaticinan que la merma en las ventas –denunciaron que en dos años las operaciones cayeron más del 50%– se prolongarán.

“La abrupta caída de la facturación generó el cierre de locales –en lo que va del año son 36 los comercios cerrados en la zona– y la pérdida de fuentes de trabajo, pero lo que sigue preocupando es que éstas no mejoran”, aseveró Verónica Sánchez, presidenta de la Cámara de Restaurantes de la Asociación de Hoteles, Restaurantes, Confiterías y Cafés (Ahrcc), quien advirtió que algunos locales están alquilando cocheras en otros edificios para que sus clientes puedan dejar los vehículos y así incentivar el consumo.

Tras celebrar la obra y remarcar que el reclamo data de hace dos años cuando comenzó la construcción de la autopista, enfatizó que la falta de estacionamiento en Puerto Madero hace que los comensales ya no vayan a comer a la zona dada la imposibilidad de dejar los vehículos. "El futuro se presenta más grave porque seguimos sin respuestas a las 5.600 plazas para estacionar que se perdieron", declaró Martínez, para subrayar: “Horacio Larreta conoce del problema y sabe cómo solucionarlo, pero no hay una voluntad política de hacerlo”.

Por su parte, Ariel Amoroso, presidente de la Ahrcc, recalcó que tras dos años con déficits millonarios, hoy los empresarios no se pueden dar el lujo de no recibir al cliente que viene con su auto; mientras que afirmó: “Puerto Madero es un emblema de la gastronomía porteña, un ícono para el turismo y da trabajo a mucha gente. Acompañamos las obras pese a sus consecuencias para nuestra actividad. Hoy pedimos comprensión y reciprocidad para que la zona no termine como un polo fantasma por falta de clientes”.

 

IDAS SIN VUELTAS.

Siendo una problemática transversal para el sector gastronómico de Puerto Madero, desde la Ahrcc sostuvieron que las respuestas siguen sin aparecer y señalaron que las primeras propuestas no concretaron avances. "En su momento nos plantearon llevar los autos a estacionamientos en el Microcentro y en otra instancia rechazaron que los clientes estacionen en las plazoletas y en la vía pública a 45°”, indicaron.

Desde la Secretaría de Tránsito y Transporte comunicaron que el Paseo del Bajo es una obra sin precedentes y de las más importantes de la Ciudad. “Beneficia no sólo a los vehículos particulares, pesados y colectivos, sino que también mejora la calidad de vida de quienes transitan y viven en la zona. Desde el comienzo trabajamos en conjunto con el polo gastronómico, los vecinos y comerciantes, y mantenemos conversaciones en forma permanente, buscando soluciones superadoras que mejoren aún más las condiciones de todos los sectores”, informaron.

 
A LA SOMBRA DEL PASEO DEL BAJO

“La situación que estamos atravesando no es común y sentimos que el gobierno porteño nos quiere fuera de Puerto Madero”, opinó un referente gastronómico de la zona, quien ratificó: “No están cuidando al inversor nacional que hace muchos años apostó por esta parte de la Ciudad: esto nos hace pensar que el negocio pasa por otro lado”.

Consultado por sus sensaciones, el empresario declaró: “Son varios los restaurantes tradicionales que cerraron para darle espacio a oficinas, locales comerciales y hasta establecimientos de fast food. Estamos hablando de que la prioridad de Puerto Madero pareciera pasar por un negocio inmobiliario, no por los restaurantes”.