La Web de Negocios de la Hotelería y la Gastronomía
Texto
Anticipo
Gastronómicos en pie de guerra ante la app que ofrece delivery de “comida casera”

Ante la inminente llegada a gran escala de la modalidad gastronómica conocida como “meal sharing” -que permite que vecinos de una misma zona puedan comprar y vender comida entre ellos, a través de una aplicación para celular-, desde la Fehgra advirtieron que este formato facilitaría la venta informal de comida, sin pagar impuestos ni garantías de que sea segura.

Ante la inminente llegada a gran escala de la modalidad gastronómica conocida como “meal sharing” -que permite que vecinos de una misma zona puedan comprar y vender comida entre ellos, a través de una aplicación para celular-, desde la Fehgra advirtieron que este formato facilitaría la venta informal de comida, sin pagar impuestos ni garantías de que sea segura. 

“Nos causa gran preocupación”, resumieron desde la entidad, que agregaron que “se trata mucho más que una competencia desleal debido a que, si no se respetan las normas de la actividad gastronómica, está en riesgo la seguridad pública”.

En efecto y argumentando que habrá regulaciones de las condiciones de salubridad e higiene, las técnicas de cocción, manipulación y el envasado de los alimentos, desde la Federación recalcaron: “Estamos preocupados, no sólo por el perjuicio comercial que podría generarnos, sino porque está en juego lo sanitario. Nadie va a controlar la procedencia, el tratamiento y traslado de los alimentos que se vendan a través de esa aplicación”.

A su turno, Ariel Amoroso, titular de la Ahrcc, manifestó que “no puede ser confiable de ningún modo el ingerir alimentos elaborados sin controles mínimos por desconocidos y en el ámbito de espacios que no están a la vista de nadie”; mientras que subrayó la “evasión impositiva y competencia fuera de la ley que esta práctica habilitaría, además de la falta de coberturas sociales y sanitarias para los trabajadores que preparan la comida”.

Por su parte, Dante Camaño, presidente de la Uthgra sección Buenos Aires, declaró que su gremio se va a “oponer fuertemente a la app, si ven que empieza a usarse para competir deslealmente con los locales que emplean a sus afiliados”.

Para terminar, enfatizó: “Si alguien quiere vender comida en su casa, nos parece muy bien, pero que pague impuestos y se someta a los controles bromatológicos. Las reglas deben ser las mismas para todo el mundo”.

 

PRIMEROS PASOS

Respecto a la app, que en días “aterrizará” en Buenos Aires con 3 mil cocineros y 15 mil usuarios, se llama Pinny y desde hace un mes que funciona en La Plata, donde generó polémica por la competencia que representa para los locales gastronómicos tradicionales, y porque no hay control sobre las condiciones de higiene y seguridad de los alimentos ofrecidos.

Al respecto, los responsables de la app aclararon que “se exigirá el cumplimiento de rigurosas normas relacionadas con la responsabilidad, la higiene y el compromiso, para asegurar un servicio de calidad a los clientes”. 

En efecto, destacaron que “los usuarios tendrán acceso al perfil de los cocineros y a los comentarios de otros comensales” y que, “una vez hecho el pedido, podrán calificarlos y dejar sus propios comentarios”.