La Web de Negocios de la Hotelería y la Gastronomía
Texto
Actualidad
Una embrionaria tasa turística porteña tensa las relaciones público-privado

El gobierno de la Ciudad de Buenos Aires está evaluando el diseño de un impuesto de pernocte para los turistas que se hospeden en alojamientos, para financiar una mayor promoción internacional. Desde la esfera privada repudiaron el proyecto y advirtieron que su implementación sería un retroceso para la industria.

Con la mira en sacar mayor rédito del vértigo del turismo receptivo –la Ciudad de Buenos Aires cerraría 2019 con el arribo de más 3 millones de visitantes extranjeros–, el gobierno porteño está decidido a fortalecer la promoción turística internacional de la urbe. Para ello está analizando diversas alternativas que permitan financiar la iniciativa, y entre ellas baraja el diseño de una tasa de pernocte para los turistas internacionales que se hospeden en alojamientos.

“El proyecto se encuentra en una fase embrionaria y se trata de un modelo exitoso en 21 países y 150 ciudades”, indicaron desde el Ente de Turismo porteño, y agregaron que el impacto de la tasa no incidirá en la economía del pasajero y funcionará para aliviar el gasto público.

Asimismo, desde el organismo destacaron la predisposición para dialogar del sector privado y aseguraron que “su respuesta es favorable, a tal punto que no rechazaron el proyecto”.

Por otra parte, confirmaron que si bien aún no están “craneadas” las maneras en que se recaudará la tasa; además de admitir que la misma podría rondar entre US$ 0,5 y US$ 1, dependiendo de la categoría del hotel.

Cabe mencionar que en caso de que la iniciativa avance y si el consenso lo permite, una posibilidad sería crear un ente público-privado encargado de administrar el dinero generado por el cobro de la tasa, así como de definir las acciones promocionales.

 

RECALCULANDO.

Si bien la iniciativa tomaría cuerpo siempre y cuando la gestión de Horacio Rodríguez Larreta siga al frente de urbe la porteña por cuatro años más, las entidades gremiales porteñas se plantaron y repudiaron de manera absoluta la medida; al tiempo que advirtieron que su implementación sería un retroceso para la industria.

En conversaciones con este medio, Ariel Amoroso, presidente de la Ahrcc, admitió que el gobierno porteño pretende reforzar la promoción internacional, pero aclaró: “El tema será ver como lo financia. Desconozco los recursos o planes que tiene para ello pero –y aunque no hay nada concreto– desde ya que no estamos de acuerdo con la creación de una tasa al turista para solventar ese gasto”.

Por tanto, y aseverando que el sector no está en condiciones de afrontar otro impuesto, semanas atrás en Hotelga, desde el seno de las instituciones nacionales hoteleras explicaron que “aunque el tipo de cambio actual favorece el arribo de extranjeros, los precios relativos siguen siendo altos y eso a la larga le resta competitividad a los destinos”.