La Web de Negocios de la Hotelería y la Gastronomía
Texto
Anticipo
La AFIP reafirmó su intención de cobrarle impuestos a Airbnb

Desde el organismo no especificaron qué impuestos les cobrarán (de eso depende que se necesite una ley nueva o no), pero sí adelantaron que las tarjetas de crédito serán los agentes de retención.

Si bien en principio no es más que una intención que deberá confirmarse normativamente, el titular de la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP), Alberto Abad, dio por hecho que el Estado empezará a cobrarle impuestos a las plataformas digitales de servicios que no tienen domicilio fiscal en el país. Una declaración de voluntades que no es nueva, pero que esta vez se expresó con mayor crudeza.
El funcionario puso como ejemplo de la ‘economía líquida y desmaterializada' a Netflix, Uber, Spotify y Airbnb. "El canal de cable que compite con este tipo de servicio (como Netflix) y paga impuestos, ¿por qué no una plataforma? (...). Esto tiene un impacto en el financiamiento de los países y está asociado a la calidad de vida de los ciudadanos", analizó el funcionario. Además, reconoció que la llamada economía colaborativa presenta un desafío normativo para los entes recaudadores de todo el mundo: "Airbnb no posee inmuebles, pero alquila millones en todos los centros de veraneo; Facebook no crea contenidos, Netflix no usa cables, Uber no tiene vehículos, Alibaba no posee inventarios y WhatsApp no es una telefónica".

 

EN VEREMOS.
Desde el organismo no especificaron qué impuestos les cobrarán: si IVA y/o Ganancias o si crearán uno nuevo. Lo que sí adelantaron es que las tarjetas de crédito serán los agentes de retención.
En cualquier caso, en la AFIP saben que para cobrarle los mismos impuestos a las plataformas radicadas en el exterior que a las empresas domiciliadas en el país se necesita una ley. Y, por ahora, no existe ni siquiera un borrador. Lo que explica por qué después de lo expresado por Abad, la AFIP no comunicara más información al respecto.
Para los tributaristas, la AFIP podría cobrarle Ganancias a las plataformas sin necesidad de pasar por el Legislativo, pero sí necesitaría una ley si quisiera que paguen el IVA. En ese caso, se obligaría a la empresa a registrarse y facturar el IVA a sus abonados en Argentina, lo cual es cuanto menos complejo. Si en cambio se decide cargarle al contribuyente y cobrarlo a través de las tarjetas, el problema se crearía con las personas.
Pero, por ahora, son todas elucubraciones, el único antecedente son la Ciudad de Buenos Aires (desde febrero de 2015) y la provincia de Santa Fe (hace 7 meses) que le cobran Ingresos Brutos a las plataformas audiovisuales, con una alícuota del 3% y 3,6%, respectivamente.
El resto de los antecedentes a nivel nacional para regular la oferta informal, puntualmente en hotelería, y así poner en caja al producto que nutre a Airbnb, no han funcionado como se esperaba.
La propia AFIP instrumentó en marzo de 2015 un régimen de información para que los locadores de viviendas amuebladas con fines turísticos por un período de hasta seis meses informaran mensualmente a través de la web del organismo los datos de cada una de las operaciones realizadas. Una obligación que alcanza tanto al titular del departamento -en caso de un alquiler directo- como a quienes administren, gestionen, intermedien o actúen como oferentes de viviendas de terceros.
Según los hoteleros, por ese canal se evaden más de US$ 1.000 millones anuales en ingresos no tributados. De hecho, según los cálculos de la Fehgra en el país existen más de 600 mil plazas en alojamientos informales, que excluyen del sistema a alrededor de 70 mil trabajadores, cuya oferta se canaliza en un 98% a través de intermediarios.

 

LA RESPUESTA DE LAS PLATAFORMAS.
Con un lacónico comunicado oficial, Netflix sólo respondió que "recauda y paga impuestos en todo lugar en que tenga la obligación legal de hacerlo".
En anteriores oportunidades Airbnb había sido igual de esquiva, limitándose a señalar que trabajaba con las autoridades de todo el mundo "para que el alojamiento compartido de viviendas disponga de reglas claras, justas y fáciles de cumplir".